Puig pide perdón a los sanitarios por no contar con el material de protección que merecían contra el coronavirus

redactor
Read Time:5 Minute, 15 Second

El presidente valenciano ofrece un gran pacto político para salir de la crisis y la oposición tiende la mano pero exige un nuevo presupuesto y un plan inicial para arrancar la negociación.
El presidente valenciano, Ximo Puig, ha pedido este miércoles, en su primera comparecencia en las Cortes desde que se decretó el estado de alarma, perdón a los profesionales sanitarios por “no haber llegado a tiempo” y por no contar con el material de protección “que merecían” contra el coronavirus. «Un tsunami que nos ha sobrepasado a todos, ha aseverado reiterando sus disculpas “ahora y las veces que haga falta”.

Puig ha ofrecido además un gran acuerdo político de todos los partidos para sacar adelante a la Comunidad Valenciana tras la crisis que ha provocado la pandemia, que se ha cobrado la vida de más de un millar de valencianos, de los que uno de cada tres eran mayores ingresados en residencias. “Es un tiempo para la unidad, para la acción. Hemos de poner el bien común por delante de todo”, ha defendido Puig.

El jefe de Consell ha comparecido ante la Diputación Permanente del Parlamento autonómico para informar sobre las acciones puestas en marcha para hacer frente a la pandemia -que ha arrancado con un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas—, en la que ha recordado que a fecha de este martes la autonomía acumula 1.094 muertos por la covid-19, 1.021 hospitalizados, 206 ingresados en las UCI, un acumulado de 10.399 positivos y «una esperanzadora cifra de 4.719 recuperados”.

La factura de mes y medio de emergencia sanitaria por la covid-19 asciende a 341 millones de euros, ha desvelado el presidente, al tiempo que ha recordado que la Generalitat valenciana recibe hoy un nuevo avión -sería el 15 desde que estalló la emergencia- con más material sanitario. “No nos conformamos con el material procedentes de canales gubernamentales y nos pusimos a la faena, contratando suministros de China”, ha subrayado.
Puig ha descartado “una estrategia monolítica de desescalada en la que todos los territorios de España van cambiando de fase al mismo tiempo”, alertando de que no es el camino que siguen los países con una sanidad avanzada y que “perjudicaría a la Comunidad Valenciana”. “La unidad de acción ha funcionado”, ha remarcado, y ha emplazado a combinar homogeneidad con singularidad sin atomizar las decisiones.

Los partidos de la oposición le han tendido la mano y le han pedido un nuevo presupuesto de legislatura para salir de la crisis, en el caso de la portavoz del PP, Isabel Bonig, y un plan de medidas sobre el que trabajar, ha reivindicado el portavoz de Ciudadanos (Cs), Toni Cantó. José María Llanos, portavoz de Vox, muy crítico con el presidente valenciano, ha asegurado que la mano de su formación estará abierta: “Hablaremos todo lo que usted quiera, siempre para beneficiar a los valencianos”.

Puig ha replicado que es positivo que todos estén apostando por el acuerdo, “luego llegaremos o no a consensos”, ha dicho el presidente, asegurando que no ha llevado hoy a las Cortes un plan “porque quiero que lo hagamos todos”. El Gobierno del Botànic [que forman socialistas, Compromís y Unides Podem] “no es un gobierno residenciado en el frentismo”.

“Vivimos una situación muy compleja. Tenemos que ir con una extraordinaria prudencia porque no hay un recetario, no hay certezas. Hasta que no tengamos una vacuna y un medicamento potente contra el virus, la situación continuará siendo muy difícil”, ha asegurado.

Cantó ha reclamado al presidente que “se guarde de sus socios de gobierno” y ha remachado que los partidos de la oposición están siendo más leales que sus compañeros de Ejecutivo. Bonig ha exigido además la reapertura de las Cortes Valencianas, no la Diputación Permanente, con sesiones de control a la gestión del Consell. Ambos han pedido “día y hora” para arrancar la negociación de un plan de salida a la crisis provocada por la pandemia.

Puig se considera “absolutamente respaldado por el Gobierno del Botànic” y ha emplazado a los diferentes partidos de la oposición a iniciar la semana próxima una ronda de contactos “sin urgencias mediáticas” y sin “mimetizar lo que está haciendo el Gobierno español”.

El jefe del Consell ha desglosado la inversión durante mes y medio de emergencia sanitaria por el coronavirus. Del total de 341 millones de euros, 145 se han dedicado a medidas sanitarias, entre ellas la compra de material de protección en China por 52,5 millones de euros. Otros 125 millones de euros irán a impulsar la economía, 41 millones son para dar soporte a medidas de inclusión, investigación y cooperación, 27 millones en acciones educativas, culturales y nuevas tecnologías, y otros cinco millones para limpieza, desinfección e información a los ciudadanos.

Desescalada a partir del 9 de mayo
Puig ha defendido una salida del confinamiento a partir del 9 de mayo progresiva, «con la mayor apertura posible y sin correr riesgos para la salud”. “Tenemos que cambiar de estrategia”, ha afirmado el político, “porque el confinamiento total también tiene un coste elevado”.

Puig ha realizado esta petición mientras el Congreso debate otra prórroga del estado de alarma, con vistas al 9 de mayo, “cuando se hayan cumplido casi dos meses de confinamiento, una vez controlado el pico de la pandemia y fortalecido el sistema sanitario”.

Hasta entonces, ha llamado a acumular talento y voces experimentadas, para lo que una comisión abierta de 13 expertos en “áreas cruciales” ya aporta ideas hacia la “vía valenciana a la transición”. Son “reconocidos profesionales” de epidemiología, microbiología, big data, psiquiatría, química o geografía que “están diseñando la salida para la seguridad sanitaria”.

El presidente descarta una estrategia monolítica en la que todos los territorios de España van cambiando de fase al mismo tiempo

«Porque no todos tenemos que salir igual, reivindico el derecho de la Comunitat a adaptar el post-confinamiento a su realidad particular», ha subrayado el presidente valenciano, rechazando el centralismo y la uniformidad porque «no son inteligentes ni eficientes».

Puig ha apelado así a reafirmar la unidad de acción y descentralizar la gestión para las comunidades autónomas y territorios locales en cada comunidad autónoma. Su propuesta pasa por un “sistema de abertura y cierre dinámico que permita controlar la epidemia y no haga irreversible el golpe económico, social y psicológico en la población”.

0 0
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Deja una respuesta

Next Post

Vox rompe con Sánchez, votará no a la prórroga y lleva al Gobierno al juzgado

El partido de Santiago Abascal, la tercera fuerza parlamentaria, se planta y se desmarca del cheque en blanco que exige el líder del PSOE. Y además anuncia una medida contundente. […]