El Alcalde le deniega a la oposición la copia del informe que alerta del posible derrumbe de las casas debido a las vibraciones que producirá la obra.
El tripartito también ha denegado el informe a los propietarios de las viviendas afectadas aun siendo parte interesada.

El PP se ha puesto en contacto con los vecinos desalojados y ellos mismo cuentan que el ingeniero Director de la obra y el Concejal de Servicios Rubén Manresa les pidieron permiso para acceder a sus viviendas y poder así realizar dicho informe. El mismo Manuel Cerdá les informó directamente del contenido del informe verbalmente, relatándoles en presencia del Sr. Manresa que el estado estructural de las viviendas es tan malo que él desaconseja directamente que se lleve a cabo la obra según el proyecto sacado a licitación por el Alcalde. Ya que hay muchas posibilidades de que las vibraciones de la obra causen que las casas se caigan. Por lo que parece el técnico aconsejó derribar las casas primero y arreglar la calle después, cuando ya no existiera el peligro. Algo que abarataría la obra hasta en un 80%, y a lo que el Alcalde se negó. De ahí su interés en que nadie pueda ver el informe, ni la oposición ni los mismos vecinos interesados, deduce el Grupo Popular.

El pasado 17 de octubre los concejales del Partido Popular comprobaron al revisar el registro municipal que existía entrada de un documento denominado “Informe del estado estructural de edificios c/ Salitre 24-26-28” de fecha 23-03-2018, firmado por el técnico Manuel Cerdá Antón. El mismo técnico al que el tripartito le ha encargado la Dirección de la Obra de la calle Salitre mediante un contrato menor, es decir sin publicidad ni competencia, o como vulgarmente suele decirse a dedo.

El Portavoz Popular denuncia que el mismo 17 de octubre solicitamos copia del informe. Primero nos lo denegó diciendo que la concejala no había detallado en la solicitud que es concejal del PP, obviando que además de esa solicitud la concejal lo había solicitado de su puño y letra en la misma comparecencia de revisión del registro de entrada. Después nos citó en el Ayuntamiento para revisar el informe y una vez allí nos enseñaron solamente la factura del mismo diciendo que en ese registro de entrada no había nada más y que no saben a qué informe nos referimos. Por último nos deniega el informe porque dice que lo queremos para dárselo a los vecinos. Es inconcebible el nivel de desfachatez al que pueden llegar los defensores de la “transparencia” para ocultar documentos públicos que demuestran su nefasta gestión en el caso del Salitre.

Fuente: diarioinformacion.com

Deja un comentario