El regidor denunció los hechos tras ver en la red social Facebook comentarios como «pegarle un tiro» – Los autores se enfrentan a multas de 1 a 3 meses.

Las amenazas que recibió el alcalde de Callosa de Segura, el socialista Fran Maciá, en una red socialtras el anuncio de la retirada de la cruz franquistade la Plaza de España del municipio serán juzgadas el próximo mes de febrero. El Juzgado de Instrucción Número 3 de Orihuela ha citado a las partes a un juicio por un supuesto delito de amenazas leves proferidas contra el regidor callosino.

El alcalde callosino presentó una denuncia ante la Guardia Civil el pasado el pasado mes de noviembre de 2017 por las amenazas de muerte y tortura vertidas en algunos comentarios en la página de Facebook de la Plataforma en Defensa de la Cruz, ante el anuncio del traslado inminente de la Cruz de los Caídos de la Plaza de España, tras la sentencia firme sobre la aplicación de la Ley de Memoria Histórica. En algunos de esos reprochables comentarios se animaba a «pegarle un tiro a ese alcalde de mierda» o se instaba torturar a concejales del municipio con frases como «les volvemos a hacer una visita relámpago a la sede de IU. Esta vez con un escarmiento; les amordazamos con pastillas de jabón en la boca y torturamos», en referencia a los actos vandálicos en la sede de Izquierda Unida días atrás cuando aparecieron en su fachada pintadas con simbología falangista.

Ahora tendrán que rendir cuentas ante la justicia por esos comentarios. La pena que conlleva este tipo de delito es económica, multa de uno a tres meses, y conlleva antecedentes penales. Fran Maciá se mostró ayer «satisfecho» de que dicha denuncia y posterior investigación culmine en la apertura de juicio ya que señaló que «no todo vale en política y determinadas opiniones pidiendo muerte y tortura a personas por la aplicación de una norma legal, no son admisibles en una sociedad democrática».

La Cruz de los Caídos se retiró en enero tras aprobar una moción el tripartito que gobierna el municipio (PSOE, IU y Somos Callosa) acerca de la retirada de este monumento. El monolito se ubicó en la década de los 40 del siglo pasado, tras la Guerra Civil, junto a la iglesia de San Martín. Sobre el mármol blanco se esculpieron el nombre de «José Antonio Primo de Rivera, presente» y los de decenas de callosinos. Más tarde se añadieron placas de La Falange.

Deja un comentario