Los portales de los domicilios de los concejales José Navarro (Somos Callosa) y Rubén Manresa (EUPV) amanecen con la imagen del retirado monolito.

El alcalde de Callosa de Segura, Fran Maciá, interpuso ayer una denuncia ante la Guardia Civiltras aparecer diversas pintadas alusivas a la Cruz de los Caídos por varios puntos del municipio. Dos de esos lugares son los portales de los domicilios particulares de los ediles del equipo de gobierno callosino José Navarro, de Somos Callosa y Rubén Manresa, de EUPV, lo que generó inquietud entre los vecinos de ambos concejales. Maciá condenó estas pintadas «en domicilios privados» que, manifestó, «tienen la inequívoca intención de señalar a los dos ediles» y mostró su apoyo y solidaridad a sus compañeros de gobierno y a los vecinos del edificio «que han sufrido en su propiedad la intransigencia de otros». Unos graves hechos que, indicó el regidor, «recuerdan demasiado a los periodos más negros de la historia de Europa».

Callosa amaneció ayer llena de pintadas con la silueta de la Cruz de los Caídos retirada de la plaza de España a finales de enero por el gobierno callosino en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. La pintada, de un llamativo color rojo, que para algunos no fue casual su elección, también ha cubierto el mobiliario urbano, como bancos y farolas, además de monumentos y fachadas. Los desconocidos autores fueron especialmente activos en el Barrio de la Cruz, pero también actuaron en la Glorieta, las Carmelitas, la sede de EUPV y en el Monumento a la Reconciliación. En algunas zonas la Cruz se pintó de un amarillo fosforito muy llamativo.

Las pintadas son alusivas a la Cruz, y sólo a ella, ya que no aparece el pedestal retirado, y que fue lo que más polémica causó al tener los nombres de 81 callosinos caídos durante la Guerra Civil. Es, precisamente, el elemento que tampoco aparece en el holograma de la Cruz que cada noche se proyecta sobre la fachada de la Iglesia Arciprestal de San Martín desde el pasado fin de semana, lo que le está acarreando a la vecina del balcón desde el cual se proyecta multas de 100 euros diarios. En este caso el proyector es una iniciativa de la Plataforma Vecinal en Defensa de la Cruz, quien ayer se apresuró en las redes sociales a mostrar su «repulsa» a las pintadas. La plataforma condenó la aparición de las imágenes en los domicilios de los ediles y señaló que «siempre hemos denunciado y repudiado tales actitudes, así como todas aquellas actuaciones tendentes a amedrentar a las personas en su derecho a ejercer su libertad de expresar su opinión o creencia (…) ni identifica el comportamiento pacífico y sereno que ha demostrado siempre en sus actuaciones la Plataforma», concluyó.

 

Fuente: diarioinformacion.com

Deja un comentario